Galletas de garbanzos y avena #sinAzúcar #sinHuevo #sinLácteos

En la fiesta de Navidad del centro infantil de nuestro peque-mayor, Esther (Incubando Fotografía) trajo unas fantásticas galletas que vio en el instagram de Conchi García (Mamá y Nutricionista). Cuando nos dijo que la base eran los garbanzos, no nos lo podíamos creer.¡Tendríais que ver cómo las devoramos todos! Como nuestro peque tolera regular las legumbres (con el paso del tiempo ya tolera -sin explotar- los garbanzos y las lentejas SIN PIEL y las hélices de lentejas rojas del mercadona), nos pareció una genial idea preparar estas galletas en casa y aprovecharlas para hacerle la foto del cumplemés correspondiente a la peque.

Son geniales para el tentempié de media mañana y para el desayuno o la merienda de los enanos (ya os contamos aquí que, por lo general, los desayunos y meriendas son comidas a las que solemos añadir demasiados alimentos industriales, procesados y con alto contenido en azúcar, lo que transforma una ingesta saludable en otra de muy mala calidad). Como dice C. García: “los garbanzos son una buena fuente de proteína vegetal de alto valor biológico, son ricos en fibra, ácidos grasos insaturados beneficiosos para la salud cardiovascular, vitaminas del grupo B, ácido fólico, vitamina E y minerales como calcio, hierro, potasio, magnesio y fósforo”. Os damos nuestra versión, que hemos titulado Gallanzos 😂 Desde entonces también hemos ido probando y hemos realizado esta variante con harina de trigo y chocolate negro.

Ingredientes (25 galletas de tamaño pequeño/medio)

  • 400 gr de garbanzos cocidos (si no tenéis tiempo de cocerlos, es 1 bote entero)
  • 60 ml de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
  • 1 y 1/2 cucharada de canela en polvo
  • 80 gr de harina de avena*
  • 4 dátiles*
  • Opcional: semillas de sésamo (ajonjolí) para decorar
  • Opcional: 1 pizca de jengibre molido, 1 pizca de nuez moscada y 1 pizca de pimienta blanca molida
  • * También podéis probar con harina de trigo integral o harina de almendras. En cuanto a los dátiles, nosotros las hemos probado con y sin ellos, y nos gustan de las dos maneras. Podéis optar por otro fruto para endulzar como orejones, pasas, ciruelas, higos,… Eso sí, al comprarlos, mira bien sus ingredientes, hay muchos que no sólo llevan el fruto sino a veces aceite y glucosa

Preparación

    • Precalentar el horno a 180 ºC durante 10 minutos.
    • Triturar con la batidora o con el robot de cocina los garbanzos junto con el AOVE.
    • Si optas por incluir los dátiles, cúbrelos con agua y déjalos en remojo mínimo 30 minutos. Posteriormente, pícalos con ese mismo agua con un robot o con una picadora hasta obtener una pasta más o menos homogénea. Una vez la obtengas, mézclalos con los garbanzos (si con tu cachivache no puedes conseguir dicha pasta, ¡no te preocupes! Encontrar trocitos de dátil también mola).
    • En un bol mezclar la canela, las especias y la harina. Añadir los garbanzos y el AOVE triturados y amasar hasta obtener una masa homogénea.
    • Ayudándonos con una cuchara sopera, vamos cogiendo masa y haciendo bolitas del tamaño de una nuez, aproximadamente. Una vez hechas las bolitas, las aplastamos y las colocamos sobre la bandeja forrada con un papel vegetal apto para horno.
    • Se hornean durante 30-35 minutos a 180ºC (como siempre os decimos, esto depende mucho de vuestro horno, de si tiene aire o no, de la potencia,… cuando las veáis doraditas ya podéis sacarlas).
    • Según Conchi García, si se conservan en un recipiente cerrado duran unos 2-3 días con sabor y textura perfecta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s