Caldo de pollo

Este caldo de pollo nos puede servir tanto de base para preparar otros platos (risotto, cus cús, etc.), como para servirlo como consomé o como sopa con unos fideos. Nosotros hacemos en cantidad y congelamos en porciones de 200 ml aproximadamente.

El caldo base, al igual que el fumet, tiene múltiples formas de hacerlo: más ligero o más concentrado, más o menos elaborado… El que os ponemos a continuación es un caldo base sencillo y ligero, pero que podremos modificar a nuestro gusto o necesidades.

Ingredientes

  • 2 litros de agua
  • 1 carcasa de pollo
  • 1 hueso de espinazo de cerdo
  • 1 zanahoria
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 1 hueso blanco salado
  • 1 cucharadita de caldo de concentrado casero (opcional). Nosotros no le ponemos. Solemos comer casi sin sal, y con el sabor que le aporta el hueso salado nos gusta.

Elaboración en olla tradicional

  1. Echamos todos los ingredientes en una olla grande.
  2. Llevamos a ebullición y bajamos a fuego lento durante 45-60 minutos.
  3. Retiramos las verduras y colamos el caldo.
  4. Servimos lo que vayamos a utilizar y congelamos el resto. O directamente congelamos todo y vamos tirando de congelador conforme lo vayamos necesitando.

Variantes

  • Echar media pechuga o un muslo de pollo a la cocción. Nos saldrá un caldo más concentrado y además podremos usar ese carne para elaborar croquetas.
  • Si añadimos un par de patatas, también le daremos más consistencia al caldo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s