Caracoles en caldo

¡Mmmmm…! ¡Caracoles! No sabemos a vosotros, pero a nosotros nos encantan. En nuestra casa se comen desde que empieza la temporada hasta que acaba, y los comemos todos. Nuestras niñas, desde que tienen 18 meses los consumen cada año, y no sé quien los espera con más ilusión, jaja.

Los caracoles en caldo son muy típicos de Jaén y provincia, y su llegada la asociamos siempre con el inicio de la Semana Santa. No existe bar que se precie que no tenga en su carta una buena ración de caracoles. En Jaén capital son muchos los bares que lo sirven, pero nosotros nos quedamos con los del Café Bar Maya. Aquí en Jaén se paga aparte por cada vaso de caracoles, pero en ciudades como Úbeda y Linares los ponen de tapa. En Linares os podemos aconsejar comerlos en la Cervecería Espronceda y en el bar El Cordobés. Y si vais por Úbeda, además de conocer sus rincones, su Semana Santa y su gastronomía (hornazos, ochíos (de pimentón, ¡los originales!)…), no perdáis la oportunidad de probar los caracoles del bar Los Buñoleros, ¡¡riquísimos!!. Nuestras raíces son ubetenses, y desde pequeñitos, el día de Domingo de Ramos íbamos a tomarnos nuestro vasito, o dos o los que cayeran, de caracoles.

Y como nos traen tan buenos recuerdos aquellos días de Semana Santa en Úbeda, la receta que os traemos hoy es ubetense de pura cepa, facilitada por nuestro tío Carlos, que los hace de rechupete. ¡Gracias!

Una curiosidad, en Úbeda la forma de tomarlos difiere de la de Jaén. En Úbeda nos bebemos primero el caldo, echamos los caracoles al plato y los cascarabitos los echamos de nuevo al vaso. En Jaén, los vamos sacando con la cuchara para comerlos y los cascarabitos los echamos a un plato, y luego nos bebemos el caldo. Sea como sea que los queramos comer… ¡están buenísimos!

Caracoles 2

Ingredientes

  • 1 kg de caracoles
  • Unas hojas de hierbabuena
  • 1 cebolla entera
  • 1 pastilla de caldo concentrado o una cucharadita de caldo concentrado casero
  • La piel de una naranja
  • 1 tomate maduro
  • 1 bote de aliño de caracoles
  • Sal
  • Colorante alimenticio
  • Agua

Elaboración

Tradicional

  1. Lavamos los caracoles con abundante agua bajo el grifo, para quitarles la suciedad.
  2. En una bolsita de tela, se echa el contenido del bote de aliño de caracoles, para luego poder retirarlo y no queden sus ingredientes en el caldo.
  3. Echamos en una olla todos los ingredientes, la bolsita con las especias y añadimos agua hasta cubrir los caracoles.
  4. Ponemos a calentar a fuego lento para que se “ahorquen”  los caracoles (vamos, que queden con el bicho fuera) y cuando empiece el caldo a hervir, se retira la espuma formada con una espumadera y se aparta del fuego. Retiramos la bolsita de tela junto los ingredientes utilizados para hacer el caldo, dejando sólo éste y los caracoles.
  5. ¡¿Ya?! Pues sí, listos para degustar.

¡Qué aproveche!

Imagen de portada: Sarita R. en http://es.foursquare.com

Anuncios

2 comentarios en “Caracoles en caldo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s