¿Cuánto dura la leche materna extraída?

Es algo que consultamos muy habitualmente entre nosotras, especialmente cuando ya nos incorporamos a la vida laboral (¿no se os hacen cortísimas las 16 semanas de baja maternal?). Aquí os dejamos una imagen que resumen muy bien cuánto dura la leche materna en función de cómo la almacenemos (evita las puertas del frigorífico, es mejor que la sitúes al fondo de alguna de las bandejas intermedias o más bajas):

¿Y cómo calentarla? Nuestra matrona nos dio el consejo de no calentarla en el microondas porque es más probable el sobrecalentamiento de la leche y la aparición de puntos calientes que pueden irritar al bebé, además, puede variar el sabor y muchas veces los niños la rechazan. Es mejor hacerlo al baño María. ¿Cómo?

  • Si la leche no está congelada, calienta agua en un cazo hasta que hierva. Aparta el cazo del fuego e introduce el biberón durante 1 minuto aproximadamente, hasta llegar a la temperatura que tendría al salir del cuerpo. La leche materna, al enfriarse, tiende a separarse en capas: por un lado la grasa se queda en la parte superior y en la inferior la parte más acuosa. Hay que mover ligeramente el biberón con movimientos circulares hasta que todo quede incorporado de nuevo. NO agites el biberón de forma excesiva, ya que algunos componentes nutritivos y protectores de la leche pueden dañarse.
  • Si la leche está congelada, no la descongeles a temperatura ambiente. Hazlo o bien en el frigorífico (durante más o menos 12 horas) o bien como te hemos explicado anteriormente. En la web de Medela también dan la opción de “poner el biberón o la bolsa de leche congelada bajo agua templada, a un máximo de 37 °C (99 °F)”. Una vez descongelada se puede mantener a temperatura ambiente durante un máximo de dos horas, o en el frigorífico durante un máximo de 24 horas.

Consejos

  • No aproveches los restos de leche, tal y como cuentan en este artículo de Medela, las bacterias de la boca del bebé “pueden acabar en la leche de forma natural. Por este motivo, es mejor desechar cualquier resto de leche que pueda quedar una vez transcurridas una o dos horas tras la toma inicial”.
  • Mantén siempre los bibes al fondo tanto del congelador como del frigorífico, sin que estén en contacto directo con las paredes.
  • Si vas a congelar la leche materna, hazlo lo antes posible una vez extraída.
  • Como la mayoría de los líquidos, la leche materna aumenta su volumen al congelarse, así que no llenes los biberones ni las bolsas más de tres cuartos de su capacidad.
  • La leche descongelada NUNCA se vuelve a congelar.

    Imagen: SomosMamas

     

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s