Maniobra de Kristeller

Si has dado a luz y no sabes lo que es… ¡enhorabuena! Y si sabes lo que es, esperamos que no sea por experiencia propia. En mi primer parto ya sabía lo que era por dos amigas que sufrieron, de forma muy grave, las consecuencias de esta maniobra. La maniobra de Kristeller es también llamada, de forma suave, “presión en el fondo del útero”. Si no te suenan ninguno de estos nombres, quizás sí te suenen relatos del tipo: “el matrón se subió sobre mi tripa y empujó”, “la matrona me empujó la tripa con el brazo”,… o cosas similares. Ésta es una maniobra desaconsejada y de gran riesgo. Por desgracia, los fisios se siguen encontrando muchas mamás y muchos bebés que necesitan tratarse las múltiples lesiones que genera esta maniobra, desaconsejada totalmente a excepción de casos de extrema urgencia.

Falta poco para nuestro segundo parto, y tengo la tarea de rellenar mi Plan de Parto. El primero nadie me lo pidió, ni yo caí en darlo o leerlo. Era muy sencillito: me habían contado tantos partos que mis amigas querían súper planear y que luego salían como la naturaleza (y el equipo médico) decidían, que decidí ir a lo básico:

  • No practicar la maniobra de Kristeller.
  • Respetar el piel con piel, ya sea con la madre o con el padre.

Y le dije a mi marido: por fa, si ves que alguien se me sube encima: EMPÚJALES TÚ A ELLOS. No dejes que se suban encima. Y no nos dimos cuenta. El matrón (todo un solete, por cierto) me acompañaba con su antebrazo suavemente en las contracciones para ayudar al bebé. Hasta que de repente, me dio un tremendo empujón… “¡¡¡ahhhhh, mis costillas, mis costillas!!! Me has reventado las costillas”. Lloraba… y no podía dejar de empujar. El bebé estaba en marcha. Y después de esto, tardó muy poquito en salir.

Me tiré 2 meses con un dolor de costillas horrible, por suerte, sin lesiones para mí o para mi bebé (aunque él sí sufrió, según la fisio, leves cabalgamientos).

Al día siguiente de dar a luz, el matrón vino a verme: “me has dejado tan preocupado que tenía que ver si estabas bien, y quiero hacerte un reconocimiento”. “La verdad es que estoy jodida… y te agradezco que hayas venido”.

Este plan de parto, probablemente, será igual que el anterior, cuya imagen os dejo abajo. ¡Ahora sólo me queda escribirlo! Y sobre todo, ¡informar de él en cuanto llegue al hospital!

Según este artículo de #elPartoEsNuestro, “la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, en sus recomendaciones de 2007, afirma que la maniobra de Kristeller está contraindicada para facilitar el descenso del feto. Esta maniobra puede causar a la madre traumatismos que van desde hematomas y dolor en las inserciones musculares y fractura de costillas hasta rotura del útero e inversión uterina, que pueden provocar a su vez hemorragias graves y, en casos extremos, conducir a la extirpación del útero. En cuanto al bebé, también puede producirle traumatismos y lesiones como las del plexo braquial, que provocan la parálisis de Erb”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s