Volar con bebés

Ahora que llegan fechas de vacaciones y desplazamientos, os contamos los viajes que ha hecho nuestro bebé en avión… y no cortos precisamente: Madrid-Bogotá (con 2 meses), Bogotá-México D.F. (8 meses), México D.F.-Bogotá (8 meses) y finalmente, Bogotá-Madrid (10 meses).

Consejos

      • Cuando hagáis un viaje en avión, lo primero que tendréis que tener en cuenta es que si vuestro peque tiene menos de 2 años ocurren varias cosas: 1) no paga billete (tickete) (aunque esto depende de la compañía; si finalmente tiene que pagar, suele ser el 10% de la tarifa); 2) si es un viaje largo la compañía os dará una minicuna (esto si mide menos de x cm, dependiendo de nuevo de cada compañía) con asientos reservados junto a ella para que podáis ir más cómodos, tanto él como vosotros. Para pedirla, al comprar vuestro billete de avión tendréis que marcar la opción de minicuna al reservar su billete de manera online. Si no os da la opción de marcar la casilla para reservarla, una vez que tengáis todos vuestros billetes, tendréis que llamar por teléfono a la compañía para pedir la minicuna dando el número de vuelo, etc. Ésta fue la que nos ofrecieron a nosotros en Avianca (la cual no cobra el billete de menores de 2 años):

    • Para viajes cortos no suelen, por lo general, disponer de esta comodidad de la minicuna. Lo que hicieron las azafatas cuando fuimos a México fue mover a la persona que teníamos al lado (las filas se componían con asientos para 3 personas) y dejarnos una silla libre para colocar al bebé cuando quedara dormido. Suelen ser bastante atentos con los bebés en los vuelos.
    • Si viajáis mucho en avión, como creímos que iba a ser nuestro caso, podéis optar por comprar esta hamaquita que nosotros buscamos online (durante el despegue y el aterrizaje está prohibido usarlo, teniendo que llevar al bebé con vosotros como explicamos en el siguiente punto):

Imagen: Flye Baby

    • Al despegar y al aterrizar, os darán un cinturón de seguridad especial que va unido al vuestro y que no dificulta que os podáis poner al bebé al pecho al despegar y al aterrizar para evitar posibles molestias por los cambios de presión (lo comentamos en el siguiente punto):
  • En cuanto al tema del cambio de presión y cómo afecta a los oídos, al aterrizar y al despegar yo lo que hice fue ponerme al bebé al pecho para que al succionar no se le taponaran los oídos con el movimiento que hacía. He de deciros que de los 4 vuelos que hizo, en 3 se quedó dormidísimo en la teta a los 5 minutos de empezar a mamar y no hizo ningún gesto de succión… ¡y tampoco se quejó de los oídos! Con lo cual entendemos que no le afectó mucho. En niños más grandes, podéis darles el chupete para que hagan el gesto de succión y evitar posibles molestias; un chupachups (sí, o algo un poco más saludable), etc.
  • Para viajes transoceánicos, tendréis que hacerles a vuestros bebés el pasaporte. Si el viaje es dentro de Europa, con que les hagáis su DNI es suficiente. Al ser tan peques y cambiar tan rápido, ambos tienen una vigencia de tan sólo 2 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s