Las famosas y temidas crisis de lactancia

A alguna esto le sonará a chino y a otras… a otras un poco menos. Cuando hablaba de esto con mi madre y sus amigas los primeros días de lactancia, o incluso con mis cuñadas un poco más mayores, no les sonaba absolutamente nada. Quizás por ello, y por otras muchas razones, varias de ellas dejaron la lactancia a los 3 meses: pensaban que los bebés se quedaban con hambre (sus pediatras también les decían esto). Estas crisis, brotes o escalones de crecimiento responden a “situaciones donde el bebé parece no estar conforme con la producción de leche de su madre” (Alba Lactancia) y necesita aumentar la producción mamando continuamente.

A nosotros la primera crisis de lactancia o brote de crecimiento nos pilló totalmente por sorpresa. No entendía qué le pasaba al bebé: a los 15 días estaba totalmente enganchado al pecho, minuto sí y minuto también. “Es imposible que tenga hambre”, “necesito descansar”, “ains, no puedo más”. Un par de días con estos pensamientos hasta que mi prima me preguntó -“y qué, ¿cómo va el peque estos días?, ¿ha pasado ya su primera crisis?”-. Y yo, “¡¿de qué me estás hablando?!”. Por lo que se ve esto venía explicado en el libro que nunca terminé de leer (es lo que tiene estar trabajando hasta el día de antes de dar a luz: autónoma en España).

A partir de ahí, también empecé a hacerle caso al grupo de whatsapp de lactancia de Jaén. Pues bien, os explico: según Alba Lactancia, “la producción de leche se regula mediante la demanda del bebé, a más demanda más producción de leche. A pesar de eso, existen situaciones en las que por diversos motivos los bebés parecen no estar satisfechos o incluso parecen estar incómodos mamando”. Total, que si no sabes de qué va todo esto, la desesperación puede ser máxima. Yo ya a la de las 6 semanas iba con la lección aprendida y no me pilló por sorpresa. Y sobre todo, la de los 3 meses, que para mi bebé fue la más larga. Según la web, “este comportamiento suele causar mucha angustia a las madres, y si no conocen estos episodios de modificación de la demanda y del comportamiento del bebé se puede caer en el error de empezar a suplementar al bebé con leche artificial e incluso dejar la lactancia”.

La primera crisis es a las 3 semanas de vida, el bebé necesita aumentar la producción de leche y la única manera de hacerlo es mamar continuamente durante 2 ó 3 días. Lo cual se puede traducir en cansancio extremo por ambas partes. Pero no desesperéis, terminan tan agotados los pobres que suelen pasar los 2 siguientes días descansando y durmiendo.

A las 6-7 semanas (la de nuestro bebé fue a las 5), vuelven a necesitar más cantidad de leche. Esta vez los peques se suelen poner muy nerviosos, maman dando tirones, no se consuelan con el pecho, arquean la espalda y algunos ponen las piernecitas muy tensas. El nuestro lo siguió todo a pies juntillas. Le duró un par de días y después siguió con sus patrones normales de lactancia.

Os recomendamos leer el artículo entero, ya que cada una tiene unas características diferentes que os darán pistas para reconocerlas:

 

Anuncios

2 comentarios en “Las famosas y temidas crisis de lactancia

  1. Pingback: Los primeros días de lactancia | Cus·Cus

  2. Pingback: ¿Cuánto tiempo debe estar el bebé al pecho? | Cus·Cus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s