Pan rallado

Podemos utilizar cualquier tipo de pan (blanco, integral, chapata…), preferentemente duro para que nos aguante más. El pan rallado fresco dura menos y lo tenemos que conservar en el frigorífico. En cambio, si partimos de pan duro, basta con conservarlo en un recipiente hermético. Podemos hacer también pan rallado aromatizado, con hierbas, ajo, etc., añadiendo…